COLUMNASOPINION

Pobreza, un asunto de vida o muerte

Por Héctor Higuera Fuentes, Jefe de Operación Social Territorial de Hogar de Cristo en Región de Ñuble – Provincia de Biobío.

En Ñuble hay gente que nace y muere pobre. De generación en generación. El abuelo, el hijo, el nieto. Así lo atestigua la muerte de José Gutiérrez, un adulto mayor en situación de calle, para quien, las desigualdades a la hora de vivir fueron también desigualdades a la hora de morir, solo y abandonado.

Santiago, 10.01.2019. Fotografías de voceros Fundación Hogar de Cristo.
Héctor Higuera Fuentes, Jefe de Operación Social de la provincia social de Ñuble -Biobío.
AGENCIA BLACKOUT

En nuestra región hay más de 220 personas durmiendo a la intemperie. Sin vínculos, privados de afectos, carentes de esperanzas, muchos mueren sin que exista un registro oficial de su existencia. El 84% son hombres, más del 41% presenta problemas de consumo de alcohol y otras drogas. Algunos no cuentan con papeles, ni siquiera saben cuántos años tienen. Como transeúntes de paso que van de una calle a otra, buscando un rincón donde sobrevivir.

En la ciudad de Chillán se concentran 150 personas viviendo en la calle. Para ellos no hay ningún tipo de programa público o privado destinado a resolver de manera permanente y prolongada en el tiempo sus problemáticas, incluyendo, por ejemplo, soluciones habitacionales, acompañamiento integral con participación de los distintos Ministerios para abordar y solucionar el problema de fondo. Las Hospederías son súper necesarias, pero esto tiene que estar acompañado de respuestas sostenibles a largo plazo, teniendo claro que una persona permanece en calle en promedio 5 años.

El trato que reciben los más pobres se aleja de los estándares mínimos de derechos humanos, muchos son víctimas de discriminación y por ese motivo no piden atención médica. Y este trato indolente o discriminatorio implica en muchas ocasiones la muerte e incluso un trato indigno después del fallecimiento.

El poeta inglés John Donne escribió: “Ninguna persona es una isla; la muerte de cualquiera me afecta, porque me encuentro unido a toda la humanidad; por eso, nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti”. Doblan por nosotros, por ellos, especialmente, por José Gutiérrez.

Tags

Artículos relacionados

Close
A %d blogueros les gusta esto: